El mundo entero está esperándote

Hay un chiste que cuenta cómo un kamikaze va con el coche en dirección contraria y se queja porque todos los demás van al revés menos el.

A veces esto nos pasa a nosotros, que vivimos como si hiciéramos todo bien y esperáramos que todos los demás cambiaran para que las cosas fueran de otro modo.

El mensaje del Papa Francisco para esta Cuaresma, es muy claro, muy corto, y muy sencillo: si tú y yo nos portamos como verdaderos hijos de Dios el mundo entero cambiará porque así como el pecado tiene una fuerza destructiva inmensa, una persona que vive su fe de manera coherente y queriendo hacer el bien a los demás tiene una fuerza arrolladora, capaz de cambiar a toda la gente que le rodea.

Vamos a empezar por cosas tan sencillitas como no criticar, o al menos no continuar cuando alguien habla mal de otra persona. O simplemente levantarse para servir en la mesa un día de reunión familiar, o sonreír a tu compañero de trabajo.

Con cosas tan pequeñas cómo estás, nos empezaremos a parecer más a Cristo y estaremos construyendo un mundo mejor.


36 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo